Ley de proteccion civil del Estado de Sinaloa

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

DECRETO NÚMERO 592*

LEY DE PROTECCIÓN CIVIL

DEL ESTADO DE SINALOA

Capítulo Primero

Disposiciones Generales

Artículo 1.- La presente Ley es de orden público e interés social y tiene por objeto:

I. Establecer las bases de coordinación y funcionamiento de los Sistemas Estatal y Municipales de Protección Civil;

II. Regular las acciones de protección civil, relativas a la prevención y salvaguarda de las personas, sus bienes, la planta productiva, los servicios públicos y el medio ambiente, en los casos de riesgo, emergencia o desastre;

III. Fijar las bases para promover y garantizar la participación social en la protección civil y en la elaboración, ejecución y evaluación de los programas en la materia, para que las acciones de los particulares contribuyan a alcanzar los objetivos y prioridades establecidos por dichos programas;

IV. Sentar las bases para la prevención y mitigación ante las amenazas de fenómenos de carácter geológico, hidrometeorológico, químico-tecnológico, sanitario-ecológico y socio-organizativo, que pueden producir riesgo, emergencia o desastre;

V. Establecer las normas y principios para fomentar la cultura de protección civil y de autoprotección en los habitantes del estado de Sinaloa;

VI. Elaborar, aplicar, evaluar y difundir el Programa Estatal de Protección Civil; y,

VII. Establecer las acciones de capacitación, prevención, auxilio, recuperación y apoyo que para el cumplimiento de la presente ley se realicen.

Artículo 2.- La Protección Civil, es un conjunto de disposiciones, medios, procedimientos, acciones y conductas incluyentes, solidarias, participativas y corresponsables que efectúan coordinada y concertadamente sociedad y autoridades, las cuales se llevan a cabo para la prevención, mitigación, preparación, auxilio, rehabilitación, restablecimiento y reconstrucción, tendientes a salvaguardar la integridad física de las personas, sus bienes, la planta productiva, los servicios públicos y el medio ambiente, ante la eventualidad de un riesgo, emergencia o desastre.

Artículo 3.- Corresponde al Poder Ejecutivo del Estado, dictar los lineamientos generales para inducir y conducir las labores de protección civil en la Entidad, a fin de lograr la participación de los diferentes sectores y grupos de la sociedad sinaloense, así como la integración y funcionamiento del sistema estatal de protección civil y la instalación del Consejo Estatal.

En la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos del Estado y en las de los municipios, se incluirán

* Publicado en el P.O. No. 091 de 30 de julio del 2001.

las partidas que se estimen necesarias para el cumplimiento de las acciones que se deriven de la presente ley, mismas que no podrán ser reducidas para el periodo al que fueron asignadas.

En el ámbito de sus respectivas competencias, al Ejecutivo del Estado y a los Presidentes Municipales, les corresponderá además:

I. La aplicación de la presente ley y de los ordenamientos que de ella se deriven;

II. La elaboración, aplicación, evaluación y difusión del Programa Estatal o Municipal, en su caso, de Protección Civil;

III. La promoción de la participación de la sociedad en la protección civil; y,

IV. Por acuerdo de los Consejos estatal y municipales la creación de los Fondos de Desastres Estatal o Municipal en su caso, para la atención de emergencias originadas por riesgos, altos riesgos o desastres.

Artículo 4.- Los poderes Legislativo y Judicial del Estado, los gobiernos municipales, así como la población que colabora con las dependencias del Ejecutivo Estatal, se podrán sumar para que las acciones de protección civil se realicen en forma coordinada y eficaz.

Artículo 5.- Para los efectos de la presente Ley se entenderá por:

I. Sistema Nacional: Al Sistema Nacional de Protección Civil;

II. Sistema Estatal: Al Sistema Estatal de Protección Civil;

III. Sistema Municipal: A los Sistemas de Protección Civil de cada uno de los Municipios;

IV. Consejo Nacional; Al Consejo Nacional de Protección Civil;

V. Consejo Estatal: Al Consejo Estatal de Protección Civil;

VI. Consejo Municipal: A los Consejos de Protección Civil de cada uno de los Municipios;

VII. Programa Nacional: Al Programa Nacional de Protección Civil;

VIII. Programa Estatal: Al Programa Estatal de Protección Civil de Sinaloa;

IX. Programa Municipal: A los Programas de Protección Civil de cada uno de los Municipios;

X. Prevención: Conjunto de acciones dirigidas a controlar riesgos, evitar o mitigar el impacto destructivo de los desastres sobre la vida y bienes de la población, la planta productiva, los servicios públicos y el medio ambiente;

XI. Alerta: Declaración que se establece por la autoridad, al recibir información sobre la inminente ocurrencia de un acontecimiento o fenómeno destructivo que pueda ocasionar daños a la población y sus bienes, a la planta productiva, a los servicios públicos y al medio ambiente;

XII. Apoyo: Conjunto de actividades administrativas para el sustento de la prevención, auxilio y recuperación de la población ante situaciones de desastre;

XIII. Auxilio: Acciones destinadas primordialmente a salvaguardar la vida de las personas, sus bienes y la planta productiva y a preservar los servicios públicos y el medio ambiente, ante la presencia de un agente destructivo;

XIV. Mitigación: Son las medidas tomadas con anticipación al desastre y durante la emergencia, para reducir su impacto en la población, bienes y medio ambiente;

XV. Agentes Destructivos: Los fenómenos de carácter geológico, hidrometeorológico, químico-tecnológico, sanitario-ecológico y socio-organizativo que pueden producir riesgo, emergencia o desastre. También se les denominan fenómenos perturbadores;

XVI. Fenómeno Geológico: Calamidad que tiene como causa las acciones y movimientos violentos de la corteza terrestre. A esta categoría pertenecen los sismos o terremotos, las erupciones volcánicas, los tsunamis o maremotos y la inestabilidad de suelos, también conocida como movimientos de la tierra, los que pueden adoptar diferentes formas: arrastre lento o reptación, deslizamiento, flujo o corriente, avalancha o alud, derrumbe y hundimiento;

XVII. |Fenómeno Hidrometeorológico: Calamidad que se genera por la acción violenta de los agentes atmosféricos, tales como: huracanes, inundaciones pluviales, fluviales, costeras y lacustres; tormentas de nieve, granizo, polvo y electricidad; heladas; sequías y las ondas cálidas y gélidas;

XVIII. Fenómeno Químico-Tecnológico: Calamidad que se genera por la acción violenta de diferentes sustancias derivadas de su interacción molecular o nuclear. Comprende fenómenos destructivos tales como: incendios de todo tipo, explosiones, fugas tóxicas y radiaciones;

XIX. Fenómenos Sanitario-Ecológico: Calamidad que se genera por la acción patógena de agentes biológicos que atacan a la población, a los animales y a las cosechas, causando su muerte o la alteración de su salud. Las epidemias o plagas constituyen un desastre sanitario en el sentido estricto del término. En esta clasificación también se ubica la contaminación del aire, agua, suelo y alimentos;

XX. Fenómeno Socio-Organizativo: Calamidad generada por motivo de errores humanos o por acciones premeditadas, que se dan en el marco de grandes concentraciones o movimientos masivos de población;

XXI. Desastre: Estado en que la población de uno o más municipios del Estado, sufre severos daños por el impacto de una calamidad devastadora, sea de origen natural o antropogénico, enfrentando la pérdida de sus miembros, infraestructura o entorno, de tal manera que la estructura social se desajusta y se impide el cumplimiento de las actividades esenciales de la sociedad, afectando el funcionamiento de los sistemas de subsistencia;

XXII. Emergencia: Situación anormal que puede causar un daño a la sociedad y propiciar un

riesgo excesivo para la seguridad e integridad de la población en general; se declara por el Ejecutivo Federal cuando se afecta el Estado y/o se rebasa su capacidad de respuesta, requiriendo el apoyo federal;

XXIII. Evacuación: Situación de carácter precautorio y ante la posibilidad o certeza de la ocurrencia de un desastre por la que se retira a las personas, por la autoridad de su lugar de alojamiento usual, para instalarlas en un albergue temporal;

XXIV. Albergue: Lugar de refugio temporal de personas que han sido retiradas de su lugar de alojamiento a fin de garantizar tanto su seguridad como la satisfacción de sus necesidades básicas;

XXV. Damnificados: Personas cuyos bienes, entorno o medios de subsistencia registran daños provocados directa o indirectamente por los efectos de un fenómeno perturbador, que por su magnitud requiere, urgente e ineludiblemente, del apoyo gubernamental para sobrevivir;

XXVI. Recuperación: Proceso orientado a la reconstrucción y mejoramiento del sistema afectado (población y entorno), así como a la reducción del riesgo de ocurrencia y la magnitud de los desastres futuros;

XXVII. Riesgo: Probabilidad de que se produzca un daño, originado por un fenómeno perturbador;

XXVIII. Simulacro: Ejercicio para la toma de decisiones y adiestramiento en protección civil, en una comunidad o área preestablecida mediante la simulación de una emergencia o desastre, para promover una coordinación más efectiva de respuesta, por parte de las autoridades y la población. Estos ejercicios deberán ser evaluados para su mejoramiento;

XXIX. Grupos Voluntarios: Las instituciones, organizaciones y asociaciones que cuentan con el personal, los conocimientos, experiencia y equipo necesarios, y prestan sus servicios en acciones de protección civil de manera desinteresada y sin recibir remuneración alguna;

XXX. Grupos de Vecinos: Organizaciones de vecinos, coordinadas por las autoridades, que se integran a las acciones de protección civil y que colaboran en los programas y acciones respectivas en función a su ámbito...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS